sábado, 17 de enero de 2015

TALLER DE HISTORIA AFRODESCENDIENTE (PRIMERA PARTE)

Con una abundante asistencia de representantes de organizaciones  y de familias afrochilenas de la Región, se realizó la Primera Parte del Taller de Historia afrodescendiente dictado por el Doctor Alberto Díaz Araya, quien ha efectuado variadas investigaciones sobre el tema, y es coautor del Libro “Y llegaron con cadenas” de reciente edición. Este Taller es parte de la Consulta a los afrodescendientes  sobre el nuevo Proyecto del Ministerio de Cultura.

La exposición del Profesor  Díaz, comenzó haciendo un recuento de la forma en que llegaron a las Américas los esclavizados africanos, los medios de transporte y las rutas de la Trata esclavista, como asimismo los lugares del continente africano del que provenían las personas.

A continuación  trató sobre la abundante población negra que habitaba la región, desde los tiempos coloniales, lo que llamó la atención en su tiempo de muchos de los cronistas y visitantes. Al respecto explicó que por lo general  la gente española blanca residía en Tacna, mientras  en Arica vivían los afrodescendientes,  por su resistencia a la malaria, mal endémico que afectaba a Arica, dedicándose estas personas a diversos trabajos relacionados especialmente con las faenas portuarias, incrementadas por el notorio tráfico de plata desde Potosí, que era embarcada  por Arica. En los diversos censos  se especifican las labores que desempeñaban, como artesanos, cargadores, sastres, músicos y varios más. Asimismo también en los valles de Azapa y Lluta estaban dedicados a las faenas  de cultivo de algodón, caña de azúcar y  otros.

Se refirió también a los principales dueños de esclavos  y al famoso “criadero” que se habría encontrado en la localidad de Mollepampa, del Valle de Lluta.

La primera parte de este Taller terminó con un análisis de algunas genealogías  de las personas presentes, las cuales quedaron gratamente sorprendidas al encontrar en las bases de datos, los nombres y condiciones de sus antepasados de comienzos del  Siglo Veinte.
El próximo taller tendrá como tema, profundizar  el asunto de estas genealogías, para  establecer  las relaciones de parentesco y además  tener bases firmes para demostrar con estos datos, la existencia ancestral de la comunidad afrodescendiente en Arica.



jueves, 15 de enero de 2015

UNA TRADICION QUE CRECE: LA PASCUA DE NEGROS DE LOS AFROARIQUEÑOS


En la reciente Encuesta sobre los afrodescendientes que realizó  el Instituto Nacional de Estadísticas, se hizo una pregunta inédita en este tipo de instrumentos: la  del reconocimiento cultural. Así es como se consultó   a las personas, cuáles  eran las manifestaciones  culturales –patrimoniales con las que más se identificaban, siendo su respuesta la siguiente:
Virgen del Rosario de las Peñas:                50    %
Fiesta de San Juan:                                     52,5 %
Celebración de la Cruz de Mayo                62,1 %
San Miguel de Azapa:                                 83,1 %
PASCUA DE NEGROS                            94,5 %











La festividad, inspirada en  las tradiciones antiguas producto del sincretismo que ligó a las creencias  católicas que trajeron los colonizadores españoles, con las creencias de los esclavizados  africanos, comenzó a celebrarse según dicen las crónicas, con el día de descanso  que daban los amos a sus esclavos, con motivo de celebrarse el día de la Epifanía o Día de Reyes. Basada  en las leyendas del Evangelio, que narran la llegada de unos “Magos” de Oriente, que vinieron  a adorar al niño Jesús guiados por una estrella, se les  agregó en tiempos posteriores, el  título de “reyes” cuyo número eran tres, representando al mundo conocido en esos tiempos, por lo cual uno de ellos era negro. Inspirados en esta narración, los esclavizados  aprovechaban el día para elegir un “Rey negro” que presidía la fiesta.

La costumbre  se extendió por diversos lugares de Latinoamérica, y se celebra con nombres diferentes: Pascua de Negros, Día de San Baltasar, Día de reyes.  En Arica, las familias en el pasado festejaban el día con chocolate caliente, dulces y golosinas.
El año 2003, la ONG ORO NEGRO, decidió presentar a la reciente creada Comparsa con la celebración de la antigua tradición, actualizada a los tiempos actuales,  para lo cual se organizó un Pasacalle por los lugares del  que una vez fuera el Barrio “Lumbanga” bailando al son del Tumbe Carnaval, reviviendo de esta forma la presencia de los afrodescendientes en celebraciones públicas después de más de treinta años de silencio.

Los comienzos  fueron modestos: el pasacalle recorrió algunas calles con una sola agrupación- Oro Negro- y unas decenas de integrantes, los cuales  bailaron la ronda del Tumbe Carnaval, para la alegría y la sorpresa de los que presenciaron el espectáculo.

Desde esa fecha han pasado  muchos años- la Comparsa Oro Negro cumplió en este 2015, trece años bailando en Pascua de Negros, pero esta vez ya no es un pequeño pasacalle por algunos lugares aledaños al centro: se ha convertido en un gran evento tradicional, que recorre  con varias agrupaciones las principales calles de la ciudad y culmina con una gala cultural y artística en un amplio escenario con miles de espectadores. También se  volvió tradicional el compartir con los asistentes  Pan de Pascua y Chocolate desde hace aproximadamente diez años, y en los últimos tiempos, abre  el Pasacalle una representación de la Sagrada Familia, acompañada de los Tres Reyes Magos, quienes van entregando caramelos a los niños que presencian  el pasacalle
.
Este 2015, participaron en el Pasacalle la Comparsa ONG Oro Negro, iniciadora de la Festividad y la más antigua de las agrupaciones; la Comparsa Arica Negro: la Organización Lumbanga, la organización Hijas de Azapa. En el espectáculo cultural se hicieron presentes el Coro de Niños de la Universidad de Tarapacá, el Ballet Hiskka Thukkuri, Lumbanga con sus presentaciones del payandé; las Chimberitas de Arica Negro, las Aceitunitas de Oro Negro, y el grupo Jahma Negra. Además de las presentaciones de las respectivas comparsas.
Se cumple así, una vez más,  con la realización  de la tradicional  festividad  que marca el primer evento patrimonial, cultural y turístico de la ciudad, que este año contó con el apoyo de la Ilustre Municipalidad de Arica, a través  de la Oficina Afrodescendiente.