jueves, 16 de septiembre de 2010

JOSE ROMERO, AFRODESCENDIENTE HEROE DE LA INDEPENDENCIA DE CHILE






Corría el año 1807, y en la ciudad de Santiago se presentaba al “Regimiento de Infantes de Pardos” un joven, más bien dicho un niño, de 13 años, deseoso de sentar plaza en esa institución militar. Su deseo era ser tambor, seguramente llevado del infantil entusiasmo por la sonoridad del instrumento.

Se trataba de un muchacho “mulato” o “pardo” como se le llamaba en esos tiempos a quienes eran mezclas de personas blancas con gente de procedencia africana. Su origen era bien conocido, hijo de un eminente personaje de la época, blanco y de la aristocracia criolla y de una mujer negra, sirvienta en la casa patronal. El padre tenía cariño por su hijo, pero llevado de las convenciones de la época, jamás le hubiera pasado por la mente el reconocerlo y darle su apellido. Pero sí se preocupó de darle una educación aceptable y que se dedicara a la carrera de las armas.

El “Regimiento de Infantes de Pardos” había sido creado por el Gobernador Agustín de Jáuregui en el año 1777, para apoyar la labor del ejército regular, cuando este se ausentaba de la ciudad, y también para ejercer labores de vigilancia y policía. Tenía también este Regimiento el honroso honor de recibir las autoridades y dar brillo y lustre con sus presentaciones a las Fiestas Religiosas tan características de la época. Los Oficiales del Regimiento de Pardos eran personas destacadas de la aristocracia santiaguina, o grandes personajes del comercio, todos conocidos y adinerados, que con sus propios recursos financiaban a la Institución La tropa la constituía el elemento llamado “mulato” de Santiago.

Allí hizo sus primeras armas el joven José Romero. Se destacó por ser siempre una persona de buen comportamiento, excelente compañero, subordinado disciplinado y dedicado al servicio. De ese Regimiento pasó Romero, al “Batallón Infantes de la Patria”, donde le sorprendió la efervescencia de la Primera Junta de Gobierno, y posteriormente toda la inquietud de una época que se sacudía de la tradición histórica y se rebelaba dando nacimiento al sentimiento patriótico y de independencia. Así fue como se puso a las órdenes del General José Miguel Carrera en su lucha decidida en contra de la Monarquía española, la que dejaba atrás el servilismo de muchos criollos chilenos que solamente querían autonomía, siempre bajo el Rey de España.

En 1813, sale bajo las órdenes de Carrera, a la lucha contra el español General Pareja, que cuenta con numerosas tropas y el apoyo de los habitantes de Chiloé, a los que les ha prometido una campaña rápida y un buen botín de guerra para que se enrolaran en su bando. Años mas tarde Romero dijo del General Carrera:”nos entusiasmaba con el fuego de su palabra y con su energía de capitán””

El bautismo de fuego le llega a Romero en el Combate de San Carlos, el día 15 de Mayo. Allí se comportó con bravura, “mirando con serenidad el peligro” según las palabras de Carrera. Tras esa primera acción, vinieron muchas más: el sitio de Talcahuano, la captura de la fragata española Santo Domingo de Guzmán, donde fue el primero en abordarla; Se distingue después en el Sitio de Chillán, con un arrojo increíble al penetrar en la ciudad con siete soldados. Más adelante pelea en el Combate de El Roble.

En 1814, la Junta de Gobierno crea el “Regimiento Ingenuos de la Patria” con la expresa idea de atraer a afros esclavizados, con la promesa de hacerlos libres si combaten al lado patriota. En esa actividad es comisionado Romero aunque esa labor fracasa, debido a que los amos escondían a sus esclavos.

Vuelve a su Regimiento de Infantes y participa en el llamado “Desastre de Rancagua “donde es hecho prisionero pero se le concede la libertad afianzado por conocidos comerciantes españoles que lo conocían y lo apreciaban.

Después de la Batalla de Chacabuco, Romero se reintegra al Ejército Patriota, con el grado de Teniente Segundo. Participa en la recuperación de Concepción y asciende a Teniente Primero. Después viene el combate decisivo: Maipú. En ese encuentro entre realistas y patriotas participa activamente el Batallón “Infantes de la Patria” formado por artesanos y domésticos negros y mulatos de la ciudad de Santiago. El historiador Vicuña Mackenna se refiere a este Batallón con las siguientes palabras:”Este Batallón….se cubrió de gloria con aquella maniobra salvadora” en relación a la actuación de los Infantes en el ataque.






Romero se había transformado en un héroe. El Gobierno por su destacada actuación, le otorgó la

“Medalla de Maipo”.

En 1830, llega a la cúspide de su carrera militar. Es nombrado Sargento Mayor graduado, con lo cual pasa a formar parte de los Oficiales del Ejército de Chile .En su pecho figuran las condecoraciones por la Batalla de Maipú, el combate de Curapalihue, y la defensa de Rancagua.

En 1832, Romero es nombrado Oficial de Sala de la Cámara de Diputados, equivalente a lo que es actualmente un Edecán, cargo que desempeñó hasta poco antes de su muerte.

Se distinguió Romero en su vida civil, por la activa intervención a favor de las personas desposeídas, las que sufrían alguna injusticia o abuso. Aprovechando sus numerosos contactos y relaciones, intercedía, rogaba y abogaba por mucha gente que le hacía llegar sus problemas. Obreros y Artesanos le llamaron por su obra benéfica “Padre del Pueblo” Transcurrió el resto de su vida haciendo el bien, visitando hospitales, ayudando a los desposeídos, sin abandonar el buen humor y la picardía que lo caracterizaba. A los sesenta y cuatro años fallece Romero, y sus funerales constituyeron una manifestación del aprecio que por el sentían, tanto poderosos como pobres.

Así fue la vida de José Romero, afrodescendiente Chileno, héroe de la Independencia y gran intercesor de los desvalidos y pobres. Un ejemplo que debe enorgullecer a los afrodescendientes Chilenos.

2 comentarios:

  1. No conocía a este personaje de la historia de Chile, siempre se puede apreder algo nuevo, muchas gracias por darlo a conocer, gente como él debe ser un ejemplo para todos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar